Analogía Chaqueta I. Entre intolerantes, pejettes y mártires amarillos te veas.* (Yuriria Sierra, Legisladores y un ‘Tuitero’)

noviembre 25, 2009

Yuriria Sierra, Legisladores y un ‘Tuitero’.

Mi lectura de lo sucedido:
(Aviso está usted a punto de leer una analogía chaqueta).
Organizas una fiesta e invitas a unos cuates a que vengan y entre todos pongan música, se tomen unas chelas y compartan un rato de sano esparcimiento. Ah pero también invitas a otros a que por medio de Blip.fm te pongan sus rolas pa’ que igual convivan y pasen un buen rato (pero de lejitos; que nadie diga que no eres incluyente. A estos invitados los denominaremos en adelante ‘tuiteros’). Resulta que ya empezó llegan los convocados y además uno de los tuiteros se presenta y cometes el primer error lo dejas pasar (cuando habías sido claro en decirle que no querías que estuviera ahí), en fin ya adentro, pues intenta ponerse cómodo y como que no lo dejas, es mas hasta medio lo ignoras segundo error, obvio se molesta se pone medio pendejo y ya entonado empieza a necear con poner sus rolas y a huevo las quiere poner y bueno le das chance, una, pero no, él quiere poner todo su playlist de pasito duranguense y regaetton. Sí, es cierto, a algunos de los presentes les gustan los ritmos es más son fans pero como los están viendo y hay más gente como que se hacen que “la virgen les habla”. Tercer error (creyendo que lo vas a calmar) te pones altanero y le dices que nel que no va a poner mas rolas es más le avientas su Ipod en la cara y te encabronas. El tuitero ya prendido gritando te dice huy huy huy si a tu papá le encantan esas rolas es más las baila con otras viejas a tu mamá ya ni la pela (no debemos olvidar que está en tú casa, que llego sin ser en realidad invitado y que le estas dando la oportunidad de mostrarse en sociedad). ¿Cuál va a ser tu reacción? Pero ojo, tú cometiste error tras error. Ya en ese momento no piensas, no mides consecuencias y llamas al Gonz y al Hugo (tus primos mamados) para que le pongan un par de ‘no te pases de pistola’, lo escupan y lo avienten a la calle, claro todos los allí presentes se mantienen en calma con actitud pasiva (sin importar que estén de acuerdo con la música del tuitero es más no importa que ellos le hayan pasado muchas de sus rolas ¿Dónde quedaron sus ideales? Nadie sabe, nadie supo). Después del incidente como casi siempre pasa se hacen un par de comentarios al respecto y se continúa la fiesta. Claro se te olvida que habías invitado a otros tuiteros a participar ellos esperan ansiosos a que les pidas que compartan sus gustos musicales pero no, no lo harás aunque tarde te has dado cuenta que se acaban de suceder una serie de eventos desafortunados qué debido a tu inexperiencia en esto de organizar fiestas le pusieron en su madre a tu evento.

Si, ya a toro pasado hubieras, si hubieras. ¡Ah! es cierto el “hubiera” no existe.

Si usted amable lector no entiende el contexto de mi analogía lo invito a escuchar lo sucedido: http://tinyurl.com/yjpg7bd y posteriormente la segunda parte que se encuentra en la misma dirección.

*Por favor consulte las definiciones de pejettes y mártires amarillos con @blooey y @acidminds respectivamente en twitter.

Anuncios